fbpx

Se ha demostrado que el yoga alivia el estrés mediante ejercicios que unifican la mente, el cuerpo y el espíritu. Si eres nuevo en el yoga, estos siete consejos te iniciarán en el camino hacia una vida más centrada.

 1. Hable con su médico y explíquele qué tipo de posturas de yoga pretende practicar. Enséñale a tu médico fotos de las posturas para que las ilustre. Su médico puede descartar determinadas posturas si tiene presión arterial alta, glaucoma, antecedentes de desprendimiento de retina o enfermedades cardíacas. Asegúrate de seguir las recomendaciones de tu médico.

2. Encuentra una clase de yoga que se ajuste a tus capacidades. Habla con los posibles profesores y decide si puedes o no con un programa antes de apuntarte. Es muy importante ir paso a paso. Prueba algunas clases para principiantes antes de intentar clases más vigorosas. No avance demasiado rápido. Deja que tu cuerpo se adapte a los ejercicios.

 3. Escucha a tu cuerpo y sé consciente de tus capacidades físicas. No querrás hacerte daño. Asegúrate de que el instructor entiende tu nivel de experiencia y las limitaciones que puedas tener. No permitas que nadie te haga avanzar demasiado rápido. Recuerda que se supone que esto es divertido y relajante.

 4. Si no encuentras una clase que se ajuste a tus necesidades, siempre puedes practicar yoga en casa. Hay muchos libros, programas y cintas disponibles para ayudarte a empezar. Busca los mejores productos en Internet y lee las reseñas. Habla con otras personas para que te recomienden.

 5. ¿Por qué no pruebas con clases particulares? Puedes reservar algunas sesiones individuales con un profesor de tu zona. La mayoría de los instructores de yoga ofrecen clases particulares o pueden ayudarte a diseñar tu propio programa. Esta es una buena manera de empezar. Siempre puedes tomar clases en grupo o practicar en casa después de haber recibido clases privadas y haber aprendido lo básico.

 6. Busca un compañero de yoga. Es bueno practicar con alguien y te ayudará a reducir las lesiones. También es una buena manera de mantener el entusiasmo y el interés.

 7. Come poco antes de la práctica. Espera al menos dos horas después de las comidas antes de la clase o práctica de yoga. Lo mejor es tener el estómago vacío, pero no dejes que el hambre te impida pensar. No podrás concentrarte en las posturas ni disfrutar durante los ejercicios de relajación o meditación.

 

Ahora es el momento de coger tu esterilla y una toalla y sacar el máximo partido a tus ejercicios de yoga.

Sistema YOGA Restaurativo

YOGA para el BIENESTAR

Contactanos Ahora