fbpx

Una de las dudas más frecuentes que me suelen preguntar es cuántas horas se debe tocar la guitarra para ver resultados. Por ello, en esta entrada vamos a responder a esta pregunta que tantas personas tenemos para saber si vale la pena dedicarle tiempo a la guitarra.

Antes de nada…cambia el pensamiento

En primer lugar, la cantidad de horas que hay que tocar para ser un buen guitarrista es obvia. Cuantas más horas toques, mejor habilidad tendrás con el instrumento. Sin embargo, a veces esa habilidad no se materializa de ningún modo aunque toques muchas horas y es por una estrategia incorrecta a la hora de afrontar el material a estudiar.

Por una parte, debemos tener presente que nuestras emociones nos afectan enormemente cuando intentamos mejorar en algo. Lo que dicen los demás, lo que nos decimos a nosotros mismos, nuestra pereza, indecisión, aburrimiento, etc. Si todas estas cuestiones las llevamos a la sala de práctica, ahí es donde nos encontramos con un freno, con una maleta que pesa mucho y no nos deja dar el siguiente paso.

Por ello, en primera instancia, debemos deshacernos de todo aquel peso y proseguir solo con lo más objetivo que podemos encontrar en nuestro espacio de práctica: una guitarra, el material que vamos a usar (partituras, canciones, ejercicios) y nosotros mismos, con una buena predisposición para aprender.

En otras palabras, nuestra mente debe estar en blanco y el foco de atención debe posarse en lo que se va a aprender fuera de lo que pasa dentro de nuestras mentes. Debemos ser un canal entre lo que está escrito y lo que debe sonar en el instrumento. Es decir, somos el motor que hace posible que la música suene.

Por ello debemos poner toda nuestra energía en ese objetivo y cómo no, mediante la estrategia adecuada. Cuando dejamos de pensar en lo tristes, abatidos, cansados y desanimados que estamos, en definitiva, cualquier distracción mental, es cuando podemos pensar en la calidad o cantidad de horas que debemos tocar.

Calidad vs. cantidad

Por una parte, cabe decir que ambas cosas no son excluyentes. Tú puedes ser un gran concertista que practica 6 horas al día (cantidad) y además tener un repertorio largo, que si no fuera por la calidad de práctica, jamás conseguirías tenerlo preparado.

Sin embargo, hay personas que abusan de la cantidad de tiempo empleado y además sin calidad. ¿En qué se traduce esto? Pues en muchos instantes de pensamientos que no tienen que ver con la guitarra, momentos en los que te pones a tocar y piensas en lo que vas a cenar, en lo que te han dicho en el trabajo, en que tienes que llamar a tu amiga para felicitarla por su cumpleaños, etc. Entonces, ha pasado una hora y crees que has tocado la guitarra pero no es así.

Luego te preguntas: ¿Cómo es que no mejoro si practico todas estas horas y tantos días? La respuesta está en la calidad de tu tiempo invertido.

El tiempo es relativo a la persona

“¿Cuánto tiempo me recomiendas practicar al día ?”, esta es la pregunta del millón. Pues, depende de los objetivos que tengas, del tiempo que lleves tocando, de tu disponibilidad, de tus ganas. No se puede decir a todos por igual que se debe practicar 2 horas al día.

Una persona que comienza a tocar y solo quiere aprender unas canciones sencillas o tocar para amigos, no tendrá que practicar lo mismo que alguien que está siguiendo un programa de un conservatorio para hacer una prueba de acceso. Los objetivos son completamente distintos.

Lo primero que hay que hacer es formar un hábito. Este se empieza a desarrollar de manera paulatina, tocando solamente cinco minutos al día. Si consigues tocar esta cantidad de tiempo todos los días, deberás verlo como un logro.

Por supuesto, sin las distracciones que comentábamos arriba. Es decir, cuando nos sentamos a tocar es para sentarnos a tocar, nada de pensar en las musarañas.

Míralo de esta manera: 5 minutos al día son 35 minutos a la semana, 2,3 horas al mes, 27,6 horas al año. Esto ya es un número considerable de horas que habrás tocado la guitarra y siempre pensando en la calidad.

Incluso vas a llegar a tocar más porque nadie aguanta tocando 5 minutos al día durante un año si se comienzan a ver resultados. Lo normal es que esto se transforme en media hora al día o una hora día sí, día no.

Más días vs. más horas

Por esta razón, no es lo mismo tocar 3 horas cada semana los sábados por la mañana que tocar 6 días entre semana, media hora cada día. Como ves, es la misma cantidad de horas pero la persona que toque 6 días aprenderá más rápido porque tendrá más tiempo para repasar y asimilar.

Por eso, olvídate de los atracones de tres horas sin estrategia alguna, es extremadamente difícil mantener la concentración durante tanto tiempo. Menos tiempo es mejor cuando está más repartido entre la semana.

Evita lesiones

Otro tema preocupante es el de las lesiones, mucha gente tiene dolores en el hombro, espalda, muñeca, dedos, por tocar demasiado. Aquí quiero remarcar que es esencial calentar al principio de cada sesión y además descansar si vamos a tocar más de una hora. Finalmente, si ves que sientes molestia en alguna articulación, deja de tocar inmediatamente y descansa.

Conclusiones

Sé más constante en tu aprendizaje, reparte mejor el tiempo y busca la calidad y no la cantidad. Recuerda que no todos tenemos el mismo objetivo, lo fundamental es que te lo pases bien. Al principio se sufre con dolores, callos, cansancio mental, las cejillas o los ritmos, no obstante si no desistes encontrarás tu recompensa y gratificación.

¿Y tú cuál es tu horario de práctica a la semana? Déjalo en los comentarios

Contactanos Ahora